15/11/15

Álvaro Gil. Un profesional como la copa de un pino

Si algo distingue el trabajo de Álvaro es el amor que demuestra por su quehacer diario.
He tenido la suerte de que durante los 6 últimos años, Álvaro ha sido el responsable del tema del sonido de las jornadas y cursos que celebramos a lo largo del año.

Siempre lo he visto dispuesto, colaborador, encantado de ayudarnos y aconsejarnos.
Me gusta de él su dedicación, su precisión en los

montajes, el control exhaustivo para que todo salga bien. Mejor dicho, para que todo salga "perfecto", porque a Álvaro le gusta la excelencia y no se conforma con medias tintas. Siempre busca el máximo rendimiento de los equipos que tiene a su disposición.
No debo olvidar escribir de su generosidad. Ha ocurrido, en varias ocasiones que al estar ocupados determinados equipos en otros actos de la Diputación, no ha tenido problema en "prestarnos" los suyos propios. Así mismo, se ha desplazado hasta el lugar del evento para montar todo el tinglado en días que estaba disfrutando de sus vacaciones, sin que los organizadores lo supiéramos hasta pasado el evento. Son detalle de una gran generosidad que debemos agradecerle y que denotan ese amor por su trabajo del que hablé al principio.
He de confesar que me molesta profundamente cuando he visto cómo la Diputación se gasta (derrocha) un dineral contratando a empresas externas para determinados montajes audio-visuales, que para Álvaro no tendrían mayor problema. Lo digo porque Álvaro en un gran experto, un profesional como la copa de un pino. Así lo he deducido y lo he comprobado cuando lo he visto trabajar montando el aparataje necesario, ya sea en pequeños actos o en jornadas que hemos realizado para más de 350 personas en grandes teatros de la provincia.

Hoy quiero quiero brindar por Ávaro, por la calidad de su trabajo, su buen hacer, su profesionalidad y el ánimo y el cariño que le pone. 
Puedes leer otras semblanzas pinchando AQUI

4 comentarios:

jfjuanes dijo...

Se me ha olvidado decir que Álvaro fue un sindicalista ejemplar durante muchos muchos años, y nunca se aprovechó de esta militancia para medrar en la Diputación. Cuando las cosas se complicaron en UGT y llegó al ^poder^ alguien a quien no voy a nombrar, Álvaro se retiró sin armar alboroto. En fin, esa clase de sindicalista ya se ha perdido en la Diputación y, tal vez, fuera de la Diputación

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en lo que dices. Un abrazo para Álvaro de un compañero suyo

Geriatra 2008 dijo...

Álvaro es genial, muy buen sindicalista y sobre todo muy buena persona..

Anónimo dijo...

Espero que algún día tengan la misma forma de pensar como sindicalista de la presidenta del comité