6/3/13

Paco López

No creo que haya más de tres personas en la Diputación que conozcan a Paco López. Fue el ganador del primer certamen literario "Mi nieto y yo". Hizo un relato real y sentido sobre sus vivencias de niño en la guerra civil y el trasiego de su madre hacia el sur, con sus pequeños hijos, en su huida de las tropas franquistas.
Nos vemos de tarde en tarde y me gusta oírle desgranar sus recuerdos de tiempos pasados, y sus críticas lacerantes y acertadas del tiempo presente. 
Hace días cumplió 80 años y nos invitó a almorzar en El Bosque, donde vive desde hace unos años. Fue un día feliz, agradable, cálido... lucía el sol y disfrutamos de buena compañía.
Paco nunca estudió, sólo tuvo oportunidad de ir a la escuela tres meses, pero su inquietud y ganas de saber le llevaron a aprender a leer y a cultivar el gusto por la lectura y la música, actividades de las que ha disfrutado intensamente a lo largo de su vida. Es maravilloso escucharle mientras cita a autores de novelas que ha leído y o de músicas diversas con las que se ha deleitado desde hace tanto tiempo. En cierta ocasión me regaló un CD de la novena sinfonía de Beethoven mientras me decía: "Está dirigida por Wilhelm FurtWängler. Escucha el tercer movimiento"  
Gracias a su portentosa memoria te hace vivir momentos, lugares, fechas y emociones que tuvo a lo largo de la vida. Alegrías y sinsabores. Su mujer, hijas, trabajo en Francia...
Durante un tiempo ha colaborado con Radio El Bosque desarrollando actividades diversas. Era conocido como el "hombre de la mochila". También fue el artífice del actual certamen literario para niños y niñas que se celebra todos los años en su municipio.
Paco es generoso, desprendido y gusta de la amistad. Una gran persona
Recuerdo ahora la frase que me dijo el día de su ochenta cumpleaños, porque lo define cómo es: "A lo largo de la vida he perdido muchas cosas, pero nunca perdí mi dignidad".
Hoy brindo por Paco López. 

1 comentario:

lacc dijo...

No conozco a nadie, pero es un placer leerte.
En realidad tampoco te conozco a ti. Leerte, sin duda, es volver a conocerte de nuevo. Es también seguir un poco en Cádiz a pesar de haber vuelto físicamente a casa.